la solución no es depurar o limpiar, sino no emitir, no producir, no usar.   

 

De forma simple, el cáncer es causado por cambios en los genes que controlan la división y crecimiento celular. Puede aparecer por mutaciones espontáneas o más frecuentemente por agresiones de todo tipo en el DNA. Muchos son transmisibles genéticamente.

Lo aceptemos o no, vivimos rodeados de tóxicos.
Comemos alimentos y bebemos líquidos cuyos contaminantes casi nadie quiere investigar en profundidad.
Respiramos aire tóxico y no le damos ninguna importancia.  Cada uno de nosotros tenemos en nuestro cuerpo, modelo Chernobyl, entre 200 y 300 de estos productos bioacumulables, y hay un hecho crucial, que estas sustancias químicas pueden combinarse e interaccionar con otras muchas sustancias contaminantes a las que nos vemos expuestos simultáneamente, con un efecto coctel de consecuencias imprevisibles para la salud.

El cuerpo, almacena, aísla, o intenta destruir estas moléculas generando nuevas enzimas y nuevas rutas metabólicas. Pero todas las células tienen un límite de tolerancia para defenderse de estas agresiones.

Algunas cadenas de DNA terminan lesionándose de forma irreversible y originan patologías neurotóxicas, respiratorias, autoinmunes, trastornos mentales, o un cáncer. Es algo evidente. Y la solución no es depurar o limpiar, sino no emitir, no producir, no usar.

En los últimos 32 años hemos controlado en nuestra Clínica, entre perros y gatos, unos TRECE MIL TRESCIENTOS (13.300) animales. Aplicando el mismo método de detección de tumores, hemos ido viendo un incremento anual de un 3% de casos de cáncer. Si añadimos la detección añadida por las nuevas tecnologías, este incremento pasa a un 3,4%. Esto es MUCHO.

Los perros y los humanos son muy semejantes en cuanto al desarrollo de muchos tumores, igual que su tratamiento, por lo que los perros son modelos idóneos para la investigación y tratamiento del cáncer.  Los cánceres caninos también mimetizan los de los humanos en las
metástasis. Si los animales domésticos y las personas de una comunidad experimentan una incidencia de cáncer por encima de lo normal, cabe sospechar en la presencia de factores ambientales o/y nutricionales comunes.

 

¿Es normal que TODOS tengamos conocidos o hayamos perdido compañeros, seres queridos, afectados por un cáncer?

La incidencia de cáncer en la isla actualmente es brutal.  La industria farmacéutica y los que venden aparatos de radioterapia debe estar felices de tener en Menorca tal cantidad de clientes.

Para hacer dinero necesitan enfermedad y obtienen beneficios a consta de nuestro sufrimiento.
Su cinismo llega hasta tal punto, que habiendo nuevos productos para atacar el cáncer, esperan terminar sus stocks actuales o que finalice su patente, para comercializarlos. No importan las personas, ni siquiera si las medicinas funcionan realmente, importa el negocio.

La zona de San Clemente p. ej. porcentualmente tiene unos índices de personas con cáncer más elevado de la media.  Tienen el aeropuerto encima. A 1,5 km del mismo se puede oler el combustible de los aviones.  Y casas situadas a 1 km, cuando toca repintar puertas o ventanas, hay que eliminar una fina capa grasienta que no es habitual. Si esto se pega a los edificios, ¿cómo estarán los habitantes o las tierras y las plantas de la zona?

 

Hay días con movimientos de unas 200 aeronaves.  En sus reactores como consecuencia de la combustión y de las
elevadísimas temperaturas se generan infinidad de moléculas que reaccionan entre ellas dando compuestos de estructura poco conocida que pasan al ambiente y no son precisamente solo vapor de agua.

Pero sobre esto no se va a publicar nada. Y como los que saben no hablan por razones obvias, este tipo de contaminación no existe.

Así que cuando los aviones aterrizan o despegan nos fumigan con estas nanopartículas potencialmente cancerígenas como si fuéramos insectos.  Y aquí no pasa nada.

¿No sería más sensato investigar cómo evitar y parar la contaminación de nuestros alimentos a nivel global y de nuestro medio ambiente, que tener que remediar sus costosas consecuencias?

La solución es relativamente fácil, pero se necesitan personas motivadas, que las hay, con cerebro, conocimientos, capacidad de trabajo y coraje para enfrentarse al poder de las multinacionales.

El problema es que la prevención no cotiza en bolsa y por tanto no es rentable y que vivimos en un sistema totalmente obsoleto regido por una dictadura encubierta que traducen como democracia, donde mandan unos pocos y donde todo funciona a base de dedocracia y padrinocracia y donde no se da apenas valor a la meritocracia.

Mientras no se demuestre lo contrario, nuestros ilustres parece que se desentienden de estos temas, en parte porque no saben cómo abordarlos.

Así que hacen que hacen y se consuelan pensando que esto es el coste del progreso…

Tolo Cardona y Racker.
.